MILHOJAS CON CREMA PASTELERA Y HOJALDRE INVERTIDO




Hola :)
Ayer era día de publicación para la propuesta dulce en el mes de noviembre del Circulo Whole Kitchen y hasta éste momento no estaba segura si voy a publicar o no. Pero si, mi postre está hecho ya y si, espero llegar a tiempo con mi entrada. 
La propuesta del Circulo para éste mes es Milhojas de hojaldre invertido, con el relleno que nos apetecía. ¿Pero que es esto? La primera vez que leí la propuesta me sonó a chino y tuve que leer varias veces las instrucciones… y lo he conseguido. Tarde, pero aquí está. No me voy a dejar vencer por un postre de tres cajas de hojaldres :)



Milhojas, o en francés millefeuille es un pastel tradicional francés, que se conoce desde el siglo XVII, cuando François Pierre de la Varènne describe un pastel mil hojas en su libro “Cocina Francesa”. Está compuesto por tres cajas de hojaldres alternadas con una crema pastelera o nata montada y cubierta en general de un glaseado de azúcar. Hoy en día se puede encontrar en múltiples variantes, cambiando el relleno y el glaseado para el gusto de cada uno para personalizarlo.
Como el objetivo de la propuesta era HACER HOJALDRE INVERTIDO CARAMELIZADO, con el relleno y el glaseado a elegir, me lo he asumido como un reto personal. 


Primero he hecho el hojaldre invertido, que a diferencia del hojaldre normal, se tiene que hacer con dos masas distintas, que luego se envuelven una en la otra. La receta es de Pierre Hermé y la he empleado a raíz de las instrucciones del Circulo.

Para la primera masa necesitamos:
 60 gr. harina de semifuerza
160 gr. mantequilla a temperatura ambiente

Para la segunda masa necesitamos:
150 gr. harina de semifuerza
5 gr. sal fina
50 gr. mantequilla
100 ml. agua
1/4 tbsp. vinagre

Pasos a seguir:
  1. Juntamos en un cuenco la harina y la mantequilla de la primera masa en un bol y mezclamos hasta que obtenemos una bola. La aplastamos con un rodillo en forma de disco con un grosor de cca 2 cm. la envolvemos en papel film y la dejamos a reposar 2 horas en la nevera.
  2. Mezclamos en otro bol todos los ingredientes de la segunda masa, incorporando el agua poco a poco, para que la masa no quede demasiado blanda. Cuando está homogénea la extendemos para que forme un cuadrado de 2 cm. de grosor, la envolvemos en papel film y la guardamos en la nevera dos horas.
  3. Extendemos la primera masa para que forme un disco con un grosor de 1 cm., ponemos la segunda masa en el medio y doblamos encima el borde del disco para encerrarla por completo. Empezamos a extender ésta masa golpeándola con el puño en toda la superficie y después, con el rodillo, aplastamos desde el centro hacía el borde, para que forme un rectángulo tres veces más largo que ancho.
  4. Hacemos un pliegue doble, en el cual doblamos hasta el centro del rectángulo los bordes estrechos, de tal forma que encuentren en el centro. Doblamos la masa en dos por la mitad, como si fuera a cerrar un libro. Éste movimiento se llama “vuelta en cartera” o “vuelta doble”.
  5. Giramos el nuevo rectángulo para que el pliegue se encuentre a la izquierda y lo aplastamos levemente. Lo envolvemos en papel film y lo guardamos en la nevera durante dos horas.
  6. Volvemos a aplastar la masa fría para formar otro rectángulo tres veces mas largo que ancho, manteniendo el pliegue a la izquierda. Hacemos otro pliegue de “vuelta de cartera”, envolvemos en papel film y guardamos otras dos horas en la nevera.
  7. Finalmente extendemos la masa de nuevo y la plegamos ésta vez haciendo una “vuelta sencilla” doblando un tercio del rectángulo, el otro lado lo doblamos sobre el anterior y obtenemos un cuadrado. Lo envolvemos en papel film y lo guardamos dos horas en la nevera. Le damos la vuelta y reservamos dos horas mas.
Cuando tenemos que extender la masa la ablandamos, deslizandola sobre las palmas de las manos. La cortamos a la medida deseada, la ponemos sobre papel sulfurizado humedecido, la pinchamos en repetidas veces con un tenedor y la dejamos reposar entre una y dos horas más en la nevera.


Para hacer la masa de hojaldre invertida necesitamos:
430 gr. masa de hojaldre invertida ya hecha anteriormente
45 gr. azúcar molido en polvo
25 gr. azúcar glass

Precalentamos el horno a 230º C. Sacamos la masa refrigerada de la nevera, espolvoreamos con azúcar en polvo y horneamos bajando la temperatura a 190º C. 


A cabo de 8 minutos cubrimos la masa con una rejilla para que no suba demasiado y continuamos el horneado durante 5 minutos más.
Retiramos la bandeja del horno y subimos la temperatura a 250ºC. Quitamos la rejilla, cubrimos el hojaldre con papel de horno, después con una segunda bandeja del mismo tamaño, le damos la vuelta a la masa manteniendo las dos bandejas juntas como si fuera una tortilla. Retiramos la primera bandeja y su papel.

Espolvoreamos la superficie de toda la masa con azúcar glass, la metemos en el horno entre 8 y 10 minutos más para que se caramelice la masa y coja un tono amarillo dorado.
Sacamos del horno y dejamos que se enfrie por completo.


La receta de crema pastelera está en el blog, la podéis ver aquí. Montamos el Milhojas con tres cajas de hojaldre invertido alternando con crema pastelera. Por encima he cubierto con una capa más de crema pastelera y he espolvoreado laminas de almendra tostada. Ya está. 


Ahora guardar la delicia que por poco no la hago, para desayunar mañana con el café… la que quede… y a ver si mañana por la mañana no se despierte el ratoncito que me se y me deje sin desayuno. 


Costó, pero mereció el esfuerzo. Ahora os invito a hacer la receta a los que la tenéis pendiente y decidme que os parece. Buenas noches, hasta el viernes :)

No olvidéis que estoy en Facebook, Google+, Twitter o Bloglovin y os espero para seguirme allí para estar al día con cada una de mis entradas. También os podéis suscribir en la columna de la derecha, para recibir cada publicación en vuestro correo electrónico.

Besos❤❤❤
Image and video hosting by TinyPic
Blogging tips