TARTA CON FRUTA FRESCA (ARÁNDANOS, CIRUELAS Y UN PUÑAO DE FRESAS)



Buenos días, ¿que tal estamos con el verano que se nos ha echado encima, con los calores y las vacaciones?




Como ya sabéis he vuelto de las mias, que pasé en mi casa de Rumania. Hoy os quiero enseñar uno de los postres que hice a petición de mi madre y que le ha encantado. 







Básicamente es una tarta de fruta con masa quebrada, crema pastelera, nata montada y fruta fresca a elección propia. Mas merito tiene todavía el postre si os digo que el horno de mi madre tiene mas de quince años, no tiene termometro y horneé a ojo la base de la tarta. 

Para preparar la masa brisa o quebrada, he empleado:

250 gr. harina
125 gr. mantequilla a temperatura ambiente
2 huevos frescos M
2 cucharadas soperas de azúcar
1 pizca de sal

Para la crema y la decoración:

Una ración de crema pastelera
200 gr. nata para montar, con 35% de grasa
200 gr. de arándanos frescos
200 gr. de ciruelas frescas, deshuesadas
un puñado de fresas, recién recogidas del huerto

Si queremos  emplearla para un pastel salado no le echamos el azúcar y sirve igual.




Preparación:
Tamizamos la harina y la sal en un bol. Hacemos un hueco en el medio y allí echamos los huevos, la mantequilla y el azúcar. Con las manos mezclamos hasta incorporar completamente la harina. 




Es importante no trabajar en exceso la masa para evitar que se desarrolle el gluten y quede demasiado elástica  Envolvemos la bola de masa en papel film y la dejamos en la nevera a enfriar, por lo menos media hora.




Forramos el molde previamente engrasado con la masa y la cubriremos con un papel de horno o de aluminio. Llenamos el molde con algún peso (judías, arroz, garbanzos...) para evitar que crezca y que los laterales se vengan abajo. Es un paso que me salté y por este motivo lo recomiendo, para que no os pase como a mi, que los laterales del molde han desaparecido. 
Horneamos 15 minutos a 180º, lo digo en teoria, porque en el horno de mi madre solo ponía calor 4. Sacamos y dejamos enfriar. 

Para hacer la crema he empleado mi receta de crema pastelera, cambiando la cantidad de harina con la misma de maicena y la piel de naranja con la de un limón. Dejamos enfriar.




Cuando la crema pastelera se nos ha enfriado, montamos 200 gr. de nata fria (la dejamos 15 minutos en el congelador), y la incorporamos a la crema pastelera con una espatula o cuchara de madera, poco a poco, con movimientos envolventes.

Extendemos la crema sobre la base y le añadimos por encima la fruta deseada. Aquel día fuimos al mercado de fruta y verdura y volvimos con ciruelas, arándanos y unas pocas fresas. Y esta fue la fruta que tocó. 




Si la dejamos en la nevera, la crema cogera mas cuerpo y tendrá un mejor aspecto, pero por rica sera igual, igual. Que la hemos probado de las dos formas, tanto recien terminada como enfriada un rato. Espero que os guste y que os animéis hacerla, en un día que haya mas frescura, desde luego que con las temperaturas que hay, no me atrevería encender el horno jejeje...




¿Como os parece mi tarta? ¿La habéis hecho alguna vez con esta crema? 




Espero vuestras opiniones y si os gustan mis recetas, lo mejor sería seguirme en Facebook, Twitter, Google+ y Bloglovin. También podéis recibir cada entrada en el correo electrónico si os suscribís en la columna de la derecha, o abajo de la entrada. 




Pues buen provecho y hasta la próxima,


Image and video hosting by TinyPic
Blogging tips