POLOS DE FRESA Y VUELTA DE LAS VACACIONES





Holaaaaaa!!!!......
Ya estoy de vuelta y primero que voy a hacer es pedir mil disculpas por mi repentina desaparición, que fue causada por un motivo que se llama VACACIONES. He decidido no avisar, para comprobar el feedback, la reacción de mis lectores a mi ausencia, y os tengo que dar las gracias por continuar vuestras visitas, por haber hecho de mi recetario un lugar de confianza, de donde os alimentáis con  ideas para vuestros dulces. 




Os cuento un poquito de lo que ha pasado por mi cabeza mientras estuve desconectada (y lo he sido literalmente durante una semana por falta de conexión a internet), lo que os aseguro es que las vacaciones sirven, me han permitido pensar en el blog, en mis proyectos en general desde otra perspectiva, me han enseñado que una pausa, no muy larga, ayuda en encontrar nuevas ideas y abordar las que tenía con anterioridad, desde un ángulo diferente.
Después de tres años sin ir de visita a mi tierra, ha llegado el momento, parcialmente debido a formalidades y papeleos, de pasar dos semanas en mi casa de Rumania, en mi ciudad Turda, de respirar durante dos semanas el aire de la tierra en la que nací, a mi CASA, en la que crecí, a mi entorno y mi familia, que juntos han ayudado que llegue a ser la persona que soy. 



Me encontré después de demasiado tiempo con  mi familia al completo en nuestra casa, he visto a mi mami, a la vez que a mis hermanos y hemos comido a la misma mesa, la de casa, cosa que llevamos como quince años sin hacer, y sin saber cuando volverá a ocurrir. Porque luego, volvimos cada uno a su nido actual, de vuelta a nuestras vidas, a nuestras rutinas, en nuestro país de acogida que es España, y que ahora es nuestra casa. He vuelto a ver personas que conocí hace muuuuchos años, de las pocas que aún llamo amigas, otras que no, pero tomando contacto con el mundo que conocí durante mis primeros treinta y.... algo años, se han despertado dentro de mi muchas sensaciones y sentimientos diferentes, contradictorios, que al fin y a cabo solo tiene una persona que vive fuera de su país de origen. Pero esta es otra historia, con la que no os voy a aburrir.
Total, ya estoy de vuelta, y con ganas de compartir con vosotr@s nuevas recetas y nuevos proyectos que iré cociendo.



Mi propuesta para ésta entrada, la de vuelta, son los polos con fresas.
Aún podemos aprovechar ésta fruta de temporada y por este motivo, también para dar uso a los moldes de helado que compré de Ikea, me decidí hacerlos. 
No es cosa de otro mundo, ni necesita preparación especial, y hace falta solamente la cantidad de fresas recién compradas que deseamos, algo de azúcar, un chorrito de licor si nos apetece o bien unas gotas de zumo de limón, un bol y un tenedor.



El procedimiento es muy sencillo. Machacamos las fresas (medio kilo en mi caso) con el tenedor, no hace falta que lleguen a hacer un puré, añadimos 2-3 cucharadas soperas de azúcar blanquilla, el licor o el zumo de limón, y con una cucharada llenamos los moldes. Metemos en el congelador y en dos horas tenemos un polo de fresa, refrescante, natural y bueeeeeenooooo!!!



Me apetecía hoy una receta sencilla, que también la podemos hacer junto con los peques de la casa, que disfrutaran aún más con un polo hecho por ellos mismos.¿Os parece? ¿Habéis hecho alguna vez este tipo de polo?



Os mando un beso grande a tod@s mis seguidor@s y os espero a la próxima receta, con mas sorpresas!

Muuuchos besos ❤❤❤

¿Te gusta la receta de hoy? Sígueme en Facebook, Twitter, Google+ y Bloglovin para estar al día con las siguientes entradas.



Blogging tips