GALLETAS DE MANTEQUILLA Y DE CHOCOLATE PARA DECORAR II, LA RECETA DEFINITIVA - PASO A PASO CON LA KITCHENAID




HOLA, a tod@s, feliz semana!

En el mundo de la repostería, como cualquier otra persona que tiene esta pasión, hay que evolucionar constantemente, e intentar aprender de los mejores profesionales, en la medida de las posibilidades, claro... 




Estoy en una etapa de mi evolución reposteril que tiene que ver con las galletas, quiero decir que estoy haciendo un curso de galletas online, con MEUG. Para completar el recetario del blog he decidido hacer un paso a paso de la receta, empleando la KA, aparte de la receta de galletas de mantequilla, también para la glasa real. 

Pues esta es la primera de una serie de entradas dedicadas a las galletas, mi "talón de Aquiles", mi asignatura pendiente, en la que me siento menos segura (hasta ahora), y todavía mas, si hablamos de decorar galletas con glasa... Pero esto va a cambiar, porque estoy empeñada en superar a través de este curso, todos los miedos en lo que es la decoración de galletas. 

Primer paso, como en cualquier curso, es la preparación del objeto  de trabajo, en este caso hacer las galletas de mantequilla. La sorpresa vino cuando me di cuenta que la receta de galletas es muy parecida a la que ya tengo en el blog desde el principio, aunque será diferente el modo de preparación. 

Empezamos con los ingredientes, para 25-30 galletas:

225 gr. de mantequilla a temperatura ambiente 
150 gr. de azúcar glass (icing sugar)
1 huevo M
1 ó 2 cucharaditas de aroma, extracto o esencia, yo uso extracto de vainilla
1⁄2 cucharadita de sal
400-420 gr de harina floja 

Nota: la harina empleada para hacer galletas tiene que ser una harina floja (no de fuerza); si nos fijamos en la etiqueta, en ingredientes debe indicar que las proteínas son inferiores a 10 g. Para quien quiere indagar   y conocer en detalle cuales son las diferencias entre los tipos de harinas le/la invito a entrar en este enlace

Material necesario
Batidora de varillas / amasadora / thermomix o cualquier robot de cocina
Horno
Bandeja de horno
Papel de hornear (en el supermercado) o tapetes de silicona
Cortadores de galletas
Rodillo
Listones de madera para nivelar la masa (entre 5 y 6 mm.)



Ponemos la mantequilla en nuestro robot de cocina (KA) y batimos durante unos segundos a velocidad media-baja hasta que se forme una pasta, unos 10 segundos. No hay que sobrebatir, sólo se tiene que formar una pasta.

Añadimos el azúcar glass y volvemos a batir a la misma velocidad, sólo para que se mezcle, unos segundos (otros 10 segundos).




Rompemos el huevo en un bol aparte y lo añadimos a la mezcla de la mantequilla junto con el extracto de vainilla y la sal. Volvemos a batir a velocidad media baja unos segundos (parecerá que tengamos una especie de pasta cortada, no os preocupéis, es normal).




Añadimos la mitad de la harina y volvemos a mezclar unos segundos a velocidad 3.

Añadimos el resto de la harina y volvemos a batir hasta que tengamos todo mezclado.



Espolvoreamos con harina nuestro tapete de silicona (si no tenemos utilizamos papel de hornear) y ponemos sobre él la masa. Y amasamos. Hasta que llega un momento en el que la masa cambia de consistencia y de aspecto, deja de ser pegajosa, se hace mas moldeable. 

Seguimos amasando y acabamos formando una bola con nuestra masa.

Estiramos la bola con nuestras manos para que quede un poco plana.

Colocamos nuestros listones de madera (o cualquier tope que tenga 5 ó 6 mm) al lado de la masa y empezamos a estirar con un rodillo. No olvidéis de espolvorear con un poco de harina para que no se os pegue el rodillo.

Si veis que se os empieza a pegar el rodillo a la masa, podéis poner un papel de horno sobre ella y estirar de nuevo, os quedará perfectamente lisa.

Ponéis el tapete o papel de horno con la masa estirada sobre una bandeja que quepa en la nevera y la metéis en la nevera durante 2 horas como mínimo.



Precalentamos el horno a 180ºC una vez haya la masa estirada se ha enfriado (es muy importante que esté muy fría), podemos empezar a cortar con nuestros cortadores. Al estar muy fría la masa, saldrá fácilmente de los cortadores.

Las ponemos en la bandeja de hornear sobre un tapete de silicona y las metemos en la parte superior del horno  durante unos 8 minutos o hasta que los bordes empiecen a tomar color (no deben tostarse), esta receta es para tener galletas blanquitas, si os gustan más crujientes, podéis dejarlas un minuto más. Tened en cuenta que el tiempo de cocción varía también según el tamaño de la galleta, las más pequeñitas puede que necesiten 7 minutos y las más grandes puede que 10, hay que ir echando un ojo al horno para que no se pasen.




Una vez estén listas, las sacamos del horno y dejamos enfriar 3 minutos sobre la bandeja y las pasamos a una rejilla para que terminen de enfriarse.

¡Ya tenemos nuestras galletas de mantequilla listas para ser decoradas! Las guardamos en una caja metálica para decorarlas pasadas 48 horas.

Al principio llevaba idea de hacer otra entrada para las galletas de chocolate, pero el procedimiento es similar al de las galletas de mantequilla, solo los ingredientes y las proporciones son distintos. Con lo cual a continuación tenemos los ingredientes que emplean para hacer galletas las chicas de Mensaje en una galleta, N.M. Galletas Artesanas y parece ser una versión de la receta de Lilaloa.

Aquí tenemos los ingredientes:
425-450 gr. harina de repostería (floja)
250 gr. mantequilla a temperatura ambiente
300 gr. azúcar molido o normal - yo empleé azúcar blanquilla 
2 huevos M
1 - 2 cucharaditas (tsp.) de extracto de vainilla
1 cucharadita (tsp.) de sal
85 gr. cacao en polvo, no vale Nesquik o Cola-Cao. 





Pues eso, seguimos el mismo procedimiento y salen las galletas de chocolate mas ricas que he probado, y encima perfectas para decorar.

La siguiente entrada va ser para la glasa real, hasta entonces id  preparando las galletas! 

Con esta entrada participo en la fiesta de enlaces del blog Personalización de blogs.

Hasta la próxima,

Besos,









Blogging tips