PAVLOVA CON FRESAS Y NATA




Hola, muy buenos días!

La semana pasada he visto en el blog Kanela y Limón una tarta que me ha causado muuuucha impresión, una tarta que raras veces había visto por la blogosfera reposteril y mi primer pensamiento fue "esta tarta la tengo que hacer cuanto antes"... Se trata de PAVLOVA, una tarta que dicen que lleva su nombre por la famosa bailarina rusa apellidada así. 




La definición de wikipedia es: Pavlova es una especie de postre elaborado de merengue denominado así en honor de la bailarina de ballet, Anna Pávlova. Es un pastel crujiente por fuera y muy cremoso y ligero por dentro. 
Ya se que esto de quedarte pensando hacer un postre visto por la red pasa muchas veces, con muchas recetas que nos entran por los ojos nada mas visitar alguna pagina amiga, o blog que nos gusta, pero esta vez me quede con la imagen majestuosa de la tarta, postre, o lo que sea... Y aquí está, tooooda para vosotr@s, en imágenes.




He seguido a pie de la letra la receta del blog Kanela y Limón, salvo que he empleado albúmina en polvo para hacer la clara... Pero vamos con la receta:


Ingredientes para elaborar el merengue:

300g de claras hechas de albúmina en polvo, hidratadas
540g de azúcar glas
30g de maizena
Una cucharada sopera de vinagre de vino blanco
1/2 cucharadita de crémor tártaro
Una pizca de sal

Ingredientes del relleno:

500ml. de nata para montar (35% materia grasa)
500gr.  de fresas
50 gr. Láminas de almendra
3 cucharadas tbsp. Mermelada de fresa
Preparación:

Precalentamos el horno a 175ºC.

Tamizamos el azúcar glas con la maicena y reservamos.

Ponemos las claras junto con el crémor tártaro y la sal en el bol de la batidora. Montamos a punto de nieve y vamos añadiendo el azúcar cucharada a cucharada hasta incorporarlo todo. Una vez hemos añadido todo el azúcar, continuamos batiendo a máxima potencia durante 8 minutos o hasta que el merengue esté duro y brillante. Un instante antes de terminar el batido, añadiremos la cucharada de vinagre. Mientras se están batiendo las claras, cogemos una lámina de papel vegetal y dibujamos los círculos que nos harán de guía para formar los discos de merengue, damos la vuelta a la hoja para que la tinta no se nos quede en contacto con el alimento y colocamos el papel en una bandeja de horno. Ponemos cucharadas bien llenas de merengue en el centro de cada uno de los círculos...


El merengue obtenido tiene que ser firme y brillante. Con ayuda de una cuchara extendemos el merengue desde el centro hacia los bordes, formando discos bien definidos, hasta llegar a los bordes.


Introducimos la bandeja en el horno y acto seguido, bajamos la temperatura a 125ºC durante 30 minutos.  Pasado este tiempo los tendremos 60 minutos más a 100ºC. Una vez terminada la cocción NO ABRIR la puerta del horno y dejarlos enfriar por completo en su interior.




Preparamos el relleno y para ello montamos la nata y le vamos añadiendo azúcar glass, fileteamos las fresas y tostamos las láminas de almendra. 

Para montar la tarta colocamos un disco de merengue en el plato o la fuente donde lo vamos a servir, ponemos encima una buena capa de nata, esparcimos un puñado de fresas y unas cuantas almendras laminadas. Repetimos la operación dos veces y al final echamos sobre la tarta mermelada de fresa diluida calentándola unos segundos en microondas. Y liiisto! Nuestra tarta se puede servir!




A continuación os dejo unas aclaraciones imprescindibles para que os salga una Pavlova perfecta.

A la hora de montar las claras, el azúcar glass se va incorporando poco a poco, una cucharada detrás de otra, a baja velocidad y luego subiendo a medida que se incorpore, añadiendo la siguiente solo cuando la cucharada anterior está incorporada, para que no bajen las claras.

Con estas cantidades he hecho una Pavlova de tres pisos de 20cm de diámetro, pero se puede hacer también en una sola pieza, o postres individuales, con discos pequeños; esto ya es por preferencia de cada cual.




Para montar la  nata se aconseja que ponerla en el congelador 20 minutos antes de comenzar a batirla y en vez de azúcar común, añadimos una cucharada sopera de azúcar glass para cada 200 ml. de nata, que ayuda a estabilizarla y con esto la nata os quedará firme.

El horno con calor arriba y abajo y SIN AIRE.

El crémor tártaro y el vinagre ayudan a conseguir un merengue más firme y blanco.
La tarta se tiene que cortar con un cuchillo de sierra, de hoja fina, siempre con movimientos en zig zag, , para no estropear el corte.

La Pavlova hay que rellenarla como mucho una hora antes de servirla ya que el merengue con la humedad pierde su textura. 




Pues esta es la receta, en mi opinión, ( aunque corro el riesgo de repetirme) es una de las tartas mas espectaculares que he hecho, gracias a Kanela y Limón por publicarla.




Espero que os guste tanto como a los que la comieron, mi amiga Raquel y su familia. Para nosotros solo he hecho un disco para probar y desapareció en cuanto lo terminé y si supiera que es de dieta me haría una Pavlova cada día... Es un pecado este postre, jeje!





Besos❤❤❤





Blogging tips