CAKE-POPS DE CHOCOLATE




¡Buenos dias y que tengamos buena semana por delante!





El sabado pasado me llegó un correo de Sandra del blog Something Special, que me llenó de alegría, en el que me decía que he ganado el sorteo que hizo en su blog, en el que participé y donde el objeto a sortear es una maquina de hacer cake-pops Tristar.



En un primer momento pensé que voy a hacer una entrada especial cuando recibiré la maquinita y haré los respectivos cake-pops, pero después pensé: y con las piruletas que acabo de confeccionar de manera tradicional que hago? Y me puse a componer esta entrada... Porque que mejor forma de presumir de este premio que en una entrada con mi primera receta de cake-pops del blog? 
Un postre facilísimo, si se tienen en cuenta las indicaciones en cada fase de la preparación, que se prepara en un pis-pas, salvo en tiempo de guardar en la nevera y que se zampa antes de pensarlo...



Pero vamos con los ingredientes que tenía por casa:

400 gr. bizcocho de chocolate
200 gr. queso de untar
200 gr. chocolate para fundir
1/2 cucharadita de extracto de vainilla (o del que os apetezca)
100 chocolate blanco

Se puede hacer igual con buttercream o ganache de chocolate, es lo que tenía en el momento de plantearme hacer los cake-pops, del bizcocho que me sobró de unas minitartas que hice.



Empezamos fundiendo 100 gr. de chocolate en microondas, a potencia baja (modo descongelar). Continuamos desmenuzando el bizcocho en el bol de la maquina o en un bol simplemente, mezclamos el chocolate fundido y templado con el queso de untar y lo incorporamos a la miga de bizcocho, removiendo o con una varilla, o con la pala de la KA, a velocidad 1, hasta obtener una composición homogénea, con consistencia como de trufa.  Quiero mencionar que es cosa del ojo de cada un@ decidir la consistencia del compuesto, no es ciencia exacta, según la humedad del bizcocho u otros factores... 



Llegados a este punto, hacemos bolitas, de unos 2 cm. de diámetro de la masa obtenida, que guardamos en la nevera, por lo menos una hora, encima de una bandeja cubierta con papel de horno. Mientras tanto fundimos el resto de chocolate y preparamos los palitos. Yo tenía unas brochetas cortas, de 15 cm. y las aproveché. Sacamos las bolitas de la nevera, mojamos 1 - 1,5 cm. de la punta plana de la brocheta en chocolate fundido y la introducimos en una bolita hasta que entra todo el trozo que lleva chocolate. Guardamos otra vez en la nevera, otra hora. En este tiempo fundimos el chocolate blanco aparte, damos un golpe de calor al que ya teníamos derretido y preparamos otros detalles para decorar que tengamos; perlitas, non pareils, sprinkles u otros confites todo vale, según gusto...



Pasado el tiempo, sacamos las bolitas de la nevera y una por una, las sumergimos en chocolate fundido haciendo movimientos giratorios hasta cubrirlas completamente de chocolate, las levantamos, dejamos que se escurra la cantidad sobrante de chocolate, y por ultimo, decoramos y dejamos secar, boca-arriba clavando la brocheta en un trozo de porexpam, o boca-abajo en una bandeja de hacer hielo con huecos semi esféricos , donde previamente hemos colocado unos sprinkles, laminas de chocolate u otro componente decorativo, que permite que los cake-pops no se peguen a la bandeja. Guardamos en un sitio fresco y si queremos obsequiar con ellos a alguien, los podemos guardar en bolsitas de celofán. 



Pues así han quedado los míos, haré otros en cuanto me llegue el premio, pero quiero que me enseñéis los vuestros, de verdad, no presentan ninguna dificultad y se pueden hacer junto con los niños. Es muy divertido y puede ser una forma fácil de acercar los niños y niñas, a la cocina. Que os parece?



Aaaa, una cosa más, dejaré el banner del sorteo de forma permanente en el blog como forma de agradecimiento y recuerdo al felíz acontecimiento, de ganar un premio por primera vez. ¡Gracias Sandra!

Entrada participante en la fiesta de enlaces del blog Personalización de Blogs.

Buen provecho y hasta la próxima,
Besos❤❤❤





Blogging tips