YOGUR HELADO DE FRESAS




Ya tenía ganas de estrenar la heladora y como el tiempo acompaña, decidí el domingo pasado de probar con algo que tenía en casa y que me ayude a acortar lo más posible el tiempo de preparación, el yogur griego con sabor a fresa, que a mi hijo le encanta. 

El yogur helado es un postre ligero pero sigue siendo tan divertido como un helado, con menos grasa y menos calorías, aunque claro, esto último dependerá del topping. Yo soy nueva en esto pero espero que durante esta temporada de calores que se nos acerca llegue a desentrañar todos los secretos de los helados que se pueden hacer con la heladera de la KitchenAid.




En la receta usamos yogur griego pero si no tenemos a mano, podemos usar yogur natural normal. El resultado con el yogur griego es más cremoso, pero dicen que queda rico también con el yogur natural.

Si no tenemos yogur azucarado, usamos yogur natural, y ponemos el doble de azúcar que recomienda la receta.

Como el yogur es una base poco grasa, para evitar la cristalización se recomienda emplear un poco de azúcar invertido o en su defecto jarabe de maíz. 

Ingredientes:

7 yogures griegos sabor fresa, o azucarados
1 cucharada de azúcar avainillado o extracto de vainilla
100 g de azúcar (se puede sustituir por 60 g de azúcar y 40 g de azúcar invertido o jarabe de maíz - yo empleé Karo)
Una cucharada de lemon curd para el topping



En un bol, mezclamos el azúcar con el azúcar vainillado.
Añadimos el yogur (si usamos azúcar invertido, lo añadimos a la mezcla en este momento). Mezclamos con el azúcar durante un par de minutos usando unas varillas o una cuchara, hasta que el azúcar esté completamente disuelto y quede una mezcla homogénea.
Lo dejamos reposar en la nevera unos 14 minutos, para garantizar que el azúcar se acaba disolviendo por completo.

Sacamos la heladera de KitchenAid del congelador, donde la hemos dejado por lo menos durante 15 horas, la montamos y ponemos a funcionar en velocidad 1. Añadimos la mezcla y dejamos unos 10 - 15 minutos hasta que veamos que la consistencia es espesa, resultado de haberse enfriado poco a poco.




Sacamos la crema de helado de la heladera y la guardamos en el congelador en un recipiente cerrado, un mínimo de tres horas antes de consumir. Cuando vayamos a servirlo lo sacamos del congelador diez minutos antes para que recupere la textura cremosa.




Ya tenemos el helado, que nos sirvió de merienda, junto con unos muffins de chocolate para los que subiré la receta muy pronto.

Enlazo esta entrada en la fiesta de enlaces del blog Personalización de Blogs. 

Buen provecho y a disfrutar del buen tiempo!

Besos❤❤❤



Blogging tips