Cupcakes de chocolate decorados para Pascua y tarta de de chocolate con fresas y nata




Felices días de Pascua! Ya llego con los cupcakes de chocolate que preparé para estos días, con la receta que quería compartir con vosotr@s y de regalo una tarta que salió de imprevisto (o lo que hay que hacer cuando una receta te cunde mucho más de lo que habías pensado). De hecho he recurrido a la primera receta que subí en el blog para hacer los cupcakes de chocolate. 




La que he aprendido a hacer en el curso online en Mi dulce taller, con Raquel del blog Mi dulce hogar y me pareció una buena idea recuperar una receta que ya tenía en el blog, para esta ocasión. He pensado hacer ración doble, para tener en casa y para un encargo que he tenido pero lo que no me acordaba era que esta receta cunde muchisimo, así que aparte de dos docenas de cupcakes he tenido para hornear un bizcocho de 20 cm.



A diferencia de la primera vez que hice la receta, ahora le he añadido menos extracto de menta, solo cuatro gotas y en mi opinion quedó un bizcocho exquisito, muy fino y esponjoso.



He vaciado el centro de los cupcakes, he llenado el hueco con Nocilla y les he vuelto a tapar con el tapecito de bizcocho.





Para decorar los cupcakes he hecho un buttercream con:

300 gr. mantequilla sin sal a temperatura ambiente
300 gr. azúcar glass
Una cucharada de extracto de vainilla
Dos cucharadas de leche semidesnatada  a temperatura ambiente

He puesto todos los ingredientes en el bol de la KA, he colocado la pala K y la he puesto a batir, primero un minuto a la velocidad más baja, para que no se espolvoree el azúcar por toda la cocina, y después 5 min. a velocidad máxima. Estará hecho cuando tiene el aspecto como de helado.



Me apetecía estrenar mi nueva boquilla de Wilton 233 haciendo una decoración de cesped así que he repartido la cantidad de buttercream en dos. A una mitad le añadi 70 gr. de queso philadelphia, un poco de colorante verde y lo he puesto a batir a velocidad media dos minutos escasos más. Cuando estaba todo incorporado, primero apliqué con una espátula una primera capa por encima de los cupcakes, y luego, con la nueva boquilla montada en la manga pastelera me dispuse a ponerles cesped a los cupcakes, par su decoración primaveral y para la semana santa. Ademas añadí flores y mariposas hechos con caramelos Sugus, estirados con el rodillo y cortados con los cortadores pequeños con expulsor que tengo.


A la otra mitad de buttercream le he puesto dos cucharadas buenas de Nocilla, he mezclado bien todo con la varilla de mano. Ya no me ha echo falta la maquina porque como tenía la composición tan espumosa, la Nocilla se ha incorporado en seguida. 



Y así me quedaron los cupcakes, con niditos para los caramelos con forma de huevo que ya tenía comprados de Lidl.







Si quereis hacer solo la tarta podéis recurrir a la misma receta, con una ración creo que llega para un bizcocho bueno… De todas formas, como me encontré con un bizcocho de por medio pensé aprovecharlo con lo que tenía en casa. Así que lo he hecho con fresas y nata montada, el churrete de chocolate que se lo eché por encima fue idea de ultimo momento al descubrir el paquetito de chocolate para fundir de Lidl en el armario de las cosas para decorar.



Si vais a querer decorar una tarta como la mía vais a necesitar:
1 kg. de fresón de palo
200 gr. azúcar
zumo de medio limón
400 ml. nata para montar con minimo de 35% de grasa
50 gr. azúcar glass para la nata
100 ml. chocolate para fundir 



Como suponemos que el bizcocho ya lo tenemos cortado en tres capas, limpiamos las fresas, las cortamos en trozos grandecitos, las echamos en una cazuela con el zumo de limón y 200 gr. de azúcar, y las ponemos a fuego medio hasta que rompen a hervir. 



Bajamos el fuego, removemos y cuando el azúcar queda disuelto mantenemos 5 minutos más y quitamos la cazuela del fuego. Con esto vamos a conseguir tener un relleno con fresas que mantendrán su punto fresco y a la vez tendremos el almíbar que vamos a emplear para "emborrachar" nuestro bizcocho.



Dejamos que la composición se enfríe y mientras tanto montamos la nata, que tiene que ser bien fría, sacada de la nevera, donde tiene que haber pasado dos horas por lo menos.



Ponemos la nata en el bol de la amasadora (en mi caso la KA), añadimos el azúcar glass y con la varilla ponemos a batir a velocidad 6 durante 4 minutos escasos. Hay que estar al loro porque en cualquier momento se puede pasar de nata a mantequilla, y no queremos que pase esto.



Montamos la tarta poniendo fresas con almíbar con una cuchara encima de cada capa de bizcocho, repartiendo bien por toda la superficie la fruta y el almíbar. Encima ponemos nata y la capa siguiente de bizcocho hasta terminar. Al final le echamos chocolate si nos apetece… Depende del gusto cada un@ la manera de decorar, a mi me ha salido así y por una tarta que no esperaba hacer estoy a mar de contenta. Si después se mete un rato en la nevera supongo que sabrá mejor todavía, pero bueno, esto lo dejaré para que lo averigüe quien quiere probar la receta…
Buen provecho y hasta la próxima.

Estoy en FacebookGoogle+Twitter o Bloglovin. Os espero para seguirme allí para estar al día con cada una de mis entradas. También os podéis suscribir en la columna de la derecha, para recibir cada publicación en vuestro correo electrónico.

Besos❤❤❤








Blogging tips