Glasa real



Ingredientes:
300 gr azúcar glass
1 clara de huevo
1/4 cucharadita cremor tártaro
unas gotas de zumo de limón




 Y ahora preparamos la glasa:

Tamizaremos aproximadamente 200 gr. de azúcar glass industrial por cada clara de huevo. Esta cantidad depende de la consistencia que le queramos dar a la glasa y de la temperatura ambiente. No sirve el azúcar glass hecho en casa. Es absolutamente imprescindible que el azúcar esté tamizado.






Les echaremos 1/4cucharadita de cremor tártaro. 
Batimos con un tenedor las claras hasta que espumen. Es decir que hagan un poco de espuma. Las claras no se montan a punto de nieve, ya que de lo contrario cristalizan y quedan con brillos raros. Las claras se baten ligeramente hasta que se disuelva el cremor tártaro.

Si no tenemos el cremor tártaro, se puede sustituir con zumo de limon, una cucharadita por cada clara.



Echamos aproximadamente 1/3 del azúcar glass tamizado que teníamos reservado, sobre las claras y comenzamos a batir a velocidad baja.



Continuamos batiendo a velocidad baja y echando más azúcar glass a cucharadas.
Ahora le pondremos algún tipo de sabor, vainilla, limón, naranja, etc. Es preferible que estos sabores sean transparentes, ya que de lo contrario le cambiarán el color a 
la glasa. Yo le echo un chorrito a ojo, aproximadamente media cucharada. Al echarle el sabor, por muy poco que sea, la glasa cambiará la consistencia.
Continuaremos batiendo y echando azúcar glass. La glasa estará muy brillante y habrá cambiado a un color totalmente blanco.


















Seguiremos batiendo hasta que consigamos una consistencia firme, es decir que la glasa no se caiga de la cuchara. Esta sería la consistencia del delineado. Podríamos comparar la consistencia de ésta glasa, con la de la pasta de dientes.

Para probar la consistencia del delineado, pondremos un poco de glasa en una boquilla ( número 2 ó 3) y la empujaremos con nuestro dedo haciendo una especie de letra L. La glasa estará en su punto, si al cruzarse las dos líneas la glasa queda firme, se mantiene y no se “derrite”. Si la glasa no quedara así,  deberíamos añadirle más azúcar y seguir batiendo.


Retiraremos la cantidad de glasa que necesitemos para el delineado y procederemos a cambiar la consistencia de la glasa, para hacer la glasa del relleno. Para cambiar la consistencia le echaremos una cucharadita de agua y batiremos al menos durante un minuto.

Continuaremos echando cucharadas de agua, poco a poco, hasta que consigamos una consistencia mas liquida, es decir, que la glasa que caiga de la pala a la superficie de la glasa se disuelva al contar hasta 5. Si nos pasamos con el agua, esto se solucionaría añadiendo más azúcar glass. La consistencia de esta glasa la podemos comparar con el yogur líquido, la miel o la cola blanca de carpintero.

Cuando consigamos la consistencia deseada, le añadiremos el color elegido y la dejaremos reposar una media hora totalmente tapada. Con esto conseguiremos que las burbujas de aire que se hayan formado con el batido y el agua suban a la superficie.


















Pasado este tiempo de reposo le pasaremos suavemente una espátula de silicona por la superficie, lo que hará que desaparezcan las burbujas. Y ya tenemos la glasa lista para pasar a los biberones y empezar a decorar.


A continuación vereis las galletas de mantequilla decoradas ya, aun me falta ejercicio para llegar a decorar como una profesional pero os aseguro que han tenido mucho éxito entre los comensales de la casa.




































En el San You Tube hay una infinidad de tutoriales con el paso a paso del proceso de decoración de las galletas. Para que os hagáis una idea os dejo un enlace con un ejemplo, pinchando aquí:


Hasta el próximo post, con la tarta que hice para la Nochebuena, os espero con vuestros comentarios y opiniones.

Feliz Navidad, Feliz Año Nuevo y hasta pronto....  Besos,
Mara

Blogging tips